Cómo gestionar tu marca personal en una empresa

El personal branding es la gestión de nuestra marca personal. Varía sustancialmente si trabajas en una empresa o si trabajas para ti o para tu propia empresa. 

Este es el objetivo de este artículo, explicarte las particularidades de gestionar tu marca personal en una empresa. 

Esta semana he estado trabajando para una empresa global del sector financiero, en conferencia y consultorías, y esta cuestión emergió de forma natural. 

Aquí tienes un vídeo-resumen de un minuto:

Aquí puedes escucharlo en el episodio 173 del pódcast Todo deja marca en iVoox, Apple Podcast, Spotify o Amazon Music.

Diferencias en el método de gestión

Si tomamos como referencia el método Iceberg de Marca Personal, existen ciertas diferencias. 

Autoconocimiento

En esta parte no hay apenas diferencias, las preguntas a hacerse son idénticas, y lo único que cambia es el DAFO externo (oportunidades, amenazas). En el caso de gestionar tu marca personal en una empresa, puede haber muchas oportunidades y amenazas compartidas con la organización. 

Estrategia Personal

En este caso, hay algunas variaciones. 

  • Propósito: por cuenta propia, necesitas descubrirlo. Por cuenta ajena, puedes adoptarlo.
  • Objetivo de posicionamiento: No hay cambios
  • Propuesta de valor: Por cuenta ajena, se suma a tu propuesta de valor la fuerza (o debilidad) de la marca corporativa.
  • Modelo de negocio: Aunque trabajando en empresa puedes tener otros ingresos, el grueso de tu modelo de negocio se basa en un único cliente, la empresa, y en un modelo de ingresos por horas e incentivos (salario…). 

Visibilidad

En el caso de gestionar tu marca personal en una empresa, ahí tu plan se desdobla, ya que nada te impide tener tu blog o pódcast personal, escribir un libro, postear en redes sociales o participar en una charla TED

La diferencia es que, en ese caso, y como embajador de marca de la empresa, necesitas tener claro que, aunque tus opiniones son tuyas, desde un punto de vista digital, siempre representas a la empresa, 24×7. 

Debes contar hasta 10 antes de publicar algo que, de forma directa o velada, pueda perjudicar a la empresa, la marca o a tus colegas de trabajo. Y eso no significa que no publiques, sino que pienses en las consecuencias de tus palabras. 

Rol y responsabilidad

Gestionar tu marca personal en una empresa te convierte en embajador de marca, en portavoz creíble de la organización, con independencia de tu posición jerárquica. Un embajador es un gran transmisor del propósito y valores de la marca.

En este caso, tu marca personal se alinea con la de la marca, y tus objetivos profesionales deberían caminar de la mano con la visión de la empresa. 

La responsabilidad del embajador es clara, como mencionaba anteriormente, representas a la marca 24×7, incluso en vacaciones. En comunicación, se han producido muchas crisis por declaraciones de personas, que, aunque estaban fueran de sus entornos laborales, han impactado positiva o negativamente en la marca. El caso de los políticos es el más evidente, pero ocurre lo mismo en cualquier otra profesión. 

Identidad, autonomía y crecimiento

Tu marca personal en la empresa es la de un intraemprendedor, según la definición original de personal branding por parte de Tom Peters. Tu marca personal se centra en ti como individuo que pertenece a un colectivo. 

Por ende, tu autonomía se ve limitada, ya que tu marca personal está vinculada a la empresa, y, por tanto, debe seguir el compliance o directrices de la misma. 

En cuanto a crecimiento profesional, una marca personal bien gestionada puede abrir nuevas ventanas, como reconocimiento, promoción interna, valoración externa, y, en definitiva, ser la persona elegida o preferente en proyectos ilusionantes. 

Concluyendo

La confianza se deposita cada vez más en las personas sobre las marcas (Nielsen), y una marca personal sólida puede influir en el comportamiento de la audiencia, tanto si trabajas para ti o para una organización. 

Al gestionar tu marca personal en una empresa, actúas como intraemprendedor y embajador creíble, favoreciendo la conexión y el engagement de la marca corporativa. Sin olvidar que ese rol también implica ciertas responsabilidades. 

Cuando los valores personales y empresariales se alinean, se crea una sinergia poderosa. Las personas que sienten pasión por su trabajo y comparten los mismos valores que la marca de su empresa pueden amplificar el impacto de ambas marcas. Alinear los valores personales y empresariales facilita la autenticidad y atrae a clientes que valoran la transparencia y las prácticas éticas.

Suscríbete al blog
Además de recibir cada mes las novedades en tu email, llévate gratis el ebook:

NO SOY ROBOT

¡Pues demuéstralo! 

por Guillem Recolons
ebook No soy robot by Guillem Recolons

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad

Información básica sobre protección de datos

Responsable » Guillem Recolons Argenter

Finalidad » Gestión de dudas y servicios a cliente

Legitimación » Consentimiento del interesado

Derechos » Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional

Información adicional » Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web guillemrecolons.com