Liderar por valores o por …ones

Reconozco que mi entrevista mensual es el momento más deseado en la gestión de mis contenidos. Liderar por valores o por cojones es el título que nos unió hace unos días a Pablo Adán Micó y a mí para hablar de ello en una entrevista. 

Hoy es cada vez más urgente llevar el liderazgo hacia temas que no solo se centren en la rentabilidad, sino también y especialmente en las personas, el propósito y el planeta.

Pablo Adán-Mico y yo éramos de esas personas que navegaban en esos barcos rompehielos del personal branding. A ambos nos une una historia de muchos años en publicidad, y, sobre todo, una amistad sólida, a prueba de pandemias y con muchas historias compartidas.

Aquí tienes un resumen en menos de un minuto de vídeo:

Aquí lo puedes escuchar en el episodio 180 del pódcast Todo deja Marca en iVoox, Apple Podcast, Spotify, Amazon Music o YouTube.

Calentando motores: evolución del concepto de Marca Personal

En la entrevista comentamos que el concepto de marca personal ha evolucionado mucho desde que empezamos. Para Pablo, por ejemplo, inicialmente estaba centrado en una visión más cercana al marketing personal. Hoy, ambos entendemos el personal branding como un proceso de gestión continua que arranca con una profunda comprensión de uno mismo y del entorno, sigue con un proceso estratégico y con un plan de comunicación

Desgraciadamente, y con mucha frecuencia, la marca personal se malinterpreta como simplemente tener notoriedad en las redes sociales o ser famoso. La verdad es que la verdadera esencia de la marca personal está en la capacidad de influir y gestionar la percepción de manera auténtica y consistente con nuestros valores individuales.

Liderazgo por valores vs. liderazgo por …ones (por autoridad)

Uno de los temas más polémicos de la entrevista es el contraste entre el liderazgo por valores y el liderazgo por cojones, el autoritario. En muchas (quizás demasiadas) organizaciones tradicionales, el liderazgo se ha basado históricamente en la autoridad y el control, un enfoque que, aun siendo efectivo en resultados a corto plazo, casi siempre acaba con ambientes de trabajo tóxicos y poco motivantes.

Pablo define el liderazgo por valores como algo que va más allá del simple rendimiento económico. Se basa en un propósito corporativo que plantea relaciones y conexiones con las comunidades y las personas. Los valores, en este contexto, no son solo creencias abstractas, también son normas de comportamiento y actitudes que rigen las interacciones diarias dentro de la organización.

Los retos del liderazgo por valores

Poner en marcha un estilo de liderazgo por valores no es un camino de rosas. Muchas empresas declaran públicamente sus valores, pero no los activan, son mero decorado, palabras vacías. Esta disonancia entre la publicidad y la práctica real, conocida como social washing, puede provocar una desconexión mayúscula entre empleados y dirección. Por eso se trata de que las organizaciones no solo definan sus valores, sino que los activen y los incluyan en todas sus operaciones. Que los incluyan en la cultura de marca.

La motivación intrínseca y la retención del talento

Un beneficio maravilloso del liderazgo por valores es su capacidad para activar la motivación intrínseca entre los profesionales. En un momento en que las personas no solo trabajan por dinero, sino por un propósito superior, la satisfacción en el trabajo y el compromiso mejoran. Esto es muy relevante para las nuevas generaciones, los zetas, que valoran profundamente el impacto social y el propósito de sus roles dentro de una organización.

La motivación intrínseca, combinada con un entorno de trabajo que prioriza el bienestar y el desarrollo personal, contribuye más de lo que pensamos a la fidelización del talento. Por contra, las empresas que continúan aferradas a modelos de “liderazgo por cojones” tienen serios problemas para atraer y fidelizar al mejor talento, que suele buscar entornos de empresa que ofrezcan algo más que una compensación económica.

La realidad del liderazgo tóxico

SOS Tengo un jefe tóxico

Pablo nos recuerda que el liderazgo tóxico aun está en el ADN de muchos empresarios. Se trata un fenómeno donde los líderes funcionan bajo principios de autoridad, presión y humillación, manteniéndose en sus posiciones debido a los resultados que producen. 

Este tipo de liderazgo no solo es perjudicial para los empleados, también compromete la integridad y la sostenibilidad a largo plazo de la organización. 

Pablo Adán-Mico es autor del libro «SOS: Tengo un Jefe Tóxico» (2019), y está más que convencido que permitir este tipo de liderazgo es una receta para el fracaso a largo plazo, ya que sacrifica la salud de la empresa por la dopamina de los beneficios inmediatos.

La entrevista: Liderar por valores o por …ones

Aquí te dejo con la entrevista al completo, 33 minutos para entender mejor el liderazgo, conocer a Pablo, y reír un poco. Espero que te aporte tanto como a mí.

Suscríbete al blog
Además de recibir cada mes las novedades en tu email, llévate gratis el ebook:

NO SOY ROBOT

¡Pues demuéstralo! 

por Guillem Recolons
ebook No soy robot by Guillem Recolons

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad

Información básica sobre protección de datos

Responsable » Guillem Recolons Argenter

Finalidad » Gestión de dudas y servicios a cliente

Legitimación » Consentimiento del interesado

Derechos » Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional

Información adicional » Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web guillemrecolons.com