¿Qué buscas? ¿Seguidores o clientes?

Te formulo la pregunta de distintas maneras por si no te ha llegado: 

  • ¿Qué buscas? ¿Seguidores o pacientes?
  • ¿Qué buscas? ¿Seguidores o socios?
  • ¿Qué buscas? ¿Seguidores o espectadores?
  • ¿Qué buscas? ¿Seguidores o suscriptores?
  • ¿Qué buscas? ¿Seguidores o amistades?
  • ¿Qué buscas? ¿Seguidores o lectores?
  • ¿Qué buscas? ¿Seguidores o votantes?
  • ¿Qué buscas? ¿Seguidores o alumnos?
  • ¿Qué buscas? ¿Seguidores o candidatos?
  • ¿Qué buscas? ¿Seguidores o feligreses?
  • ¿Qué buscas? ¿Seguidores o ciudadanos?
  • ¿Qué buscas? ¿Seguidores u oyentes?
  • ¿Qué buscas? ¿Seguidores o clientes?

Posiblemente, tu respuesta será que buscas clientes, o pacientes, o socios, o… Pero la realidad no siempre es así. Parece que nos obsesiona la cantidad por encima de la calidad. Quizás la prensa ha alimentado el mito. “Pepito, influencer con un millón de seguidores…” es frase frecuente

Miles de políticos, deportistas o celebridades de todo cuño tienen millones de “fake followers”, comprados, en una carrera sin sentido por ver quién tiene más seguidores, al precio que sea. 

Hoy trato otro punto del networking, más cercano al lado práctico del mismo, es decir, no acumular nombres, sino que nos convirtamos en personas muy selectivas buscando objetivos concretos.

Aquí tienes un resumen de un minuto en vídeo:

Puedes escucharlo (15′) en el episodio 130 del pódcast Todo deja Marca en iVoox, Apple Podcast, Spotify o Google Podcast.

Bots para lograr seguidores

Leí hace un tiempo un artículo del NY Times sobre “social media bots”, extraordinario. Arranca con una historia terrible de una adolescente que compró seguidores para no ser menos que sus compañeras. 

Jessica Rychly tiene una cuenta de Twitter real y otra falsa creada por la empresa Devumi, que vende seguidores y retweets falsos. La cuenta falsa promueve negocios sospechosos y pornografía, y Jessica no quiere que su nombre esté asociado con ella.

Las cuentas falsas son utilizadas en la economía de la influencia online y afectan a varias industrias. Se estima que hasta el 15% de los usuarios activos de Twitter son cuentas automatizadas que simulan personas reales.

Facebook reveló que tiene al menos el doble de usuarios falsos de lo que se estimaba anteriormente, lo que podría significar que hay hasta 60 millones de cuentas automatizadas en la plataforma. Estas cuentas falsas, conocidas como bots, pueden influir en las audiencias publicitarias y en los debates políticos.

A pesar de las críticas y el escrutinio, el comercio de seguidores falsos sigue siendo opaco. Aunque Twitter prohíbe comprar seguidores, empresas como Devumi los venden abiertamente. Las empresas de redes sociales establecen sus propias reglas para detectar y eliminar cuentas falsas.

El fundador de Devumi, German Calas, niega vender cuentas falsas o robar identidades reales. Ya. Por el mar corren las liebres y por el monte las sardinas, tralará. 

La economía de la influencia online

El mismo artículo destaca que las redes sociales han creado un nuevo indicador de estatus basado en la cantidad de seguidores, likes y amigos que tienes. 

Los influencers y celebridades dependen de disponer de ingentes cantidades de seguidores para conseguir contratos publicitarios lucrativos. Se pueden comprar seguidores en multitud de sitios, Devumi no es el único, y eso puede influir en la percepción de popularidad. 

Pero no es oro todo lo que reluce, algunos de estos seguidores pueden resultar sospechosos cuando se examinan más de cerca. Básicamente, no son personas. 

¿El problema? Los seguidores falsos no pagan

Es posible programar a un bot para que retuitee, o para que ponga muchos likes. Pero si buscas clientes, pacientes, amistades (verdaderas), socios, suscriptores…, el bot no te pagará ni un céntimo, ni se suscribirá a nada. Así que tu esfuerzo será inútil. 

Tendrás una comunidad ingente de personas inexistentes que jamás leerán lo que escribes, ni verán tus vídeos, ni te responderán un comentario. 

La teoría de los 1.000 seguidores verdaderos

Uno de los fundadores de la revista Wired, Kevin Kelly, trató una teoría interesante en su blog, en 2008, llamada “1,000 true fans theory”, o teoría de los 1.000 seguidores verdaderos.

Esa teoría se basa en un modelo de negocio personal para obtener ingresos poco a poco. Requiere un trabajo consistente, cuyo objetivo es acumular 1.000 “Fans Verdaderos”. 

A partir de ese momento, según Kelly, adquirirás la libertad de vivir como un creador independiente, ganando dinero haciendo lo que te apasiona. Kevin Kelly tiene muchos promotores de esta teoría, entre ellos Seth Godin.

El número Dunbar de los 150 contactos significativos

Esta semana pasada, la periodista Montse Mateos (Expansión) escribía sobre una teoría que no conocía, la de Robin Dunbar y la teoría del “Número Dunbar” que viene a decir que es difícil tener más de 150 relaciones reales

Según Mateos, “Un colectivo de 150 personas puede parecer elevado, pero si se tiene en cuenta que coincide con el número medio de invitados a una boda, no resulta tan descabellado.” 

Y sigue “Las familias más numerosas o los profesionales más curtidos en relaciones públicas probablemente tilden de ridícula esa cifra. Atendiendo al ‘número Dunbar’, que establece ese número como el máximo de contactos significativos, sacarle partido es un ejercicio sujeto a entrenamiento.”

Te recomiendo leer el artículo completo titulado “Cómo sacar partido a la relación con sus 150 contactos principales en redes”, buen trabajo de Montes Mateos en que colaboramos mi colega Andrés Pérez Ortega, Ana Mariani (LHH Grupo Adecco), Isra Bravo y un tal Guillem Recolons. 

Establecer una red de contactos eficaz es artesanía pura

Establecer una red de contactos eficaz, se basa en distintos criterios, el de Kelly está centrado en la libertad financiera. Pero hay otros criterios, el más común son las comunidades de marca, seguido de las comunidades de aprendizaje, de networking, sociales, de miembros (un club), locales, de acción (voluntarios)…

La clave aquí es que nuestra actividad offline se puede beneficiar mucho de la online por escalabilidad, la posibilidad de generar atractivo suficiente en redes sociales y otras comunidades virtuales y superar el alcance del offline.

Respondiendo a la pregunta ¿Qué buscas? ¿Seguidores o clientes?

A no ser que seas creador de contenidos digital, tipo youtuber, twitcher o tiktoker, el número no es la clave. O si lo prefieres, tamaño no importa. 

El secreto es la afinidad. Afinidad es un coeficiente que se deduce de dividir tu comunidad en una red social o blog entre las personas que verdaderamente te interesan para tus objetivos profesionales. Intenta tener un coeficiente de afinidad del 50%. Es difícil, pero no imposible. Y no sería mala idea soltar lastre y prescindir de según que seguidores. 

Ya sabes, contestando a eso de seguidores o clientes, al final se trata de lograr clientes, pacientes, socios, espectadores, suscriptores, lectores…

Todo lo demás es hinchar globos sin hacer nudos.

Stock photo by ESB Professional on Shutterstock.com

Suscríbete al blog
Además de recibir cada mes las novedades en tu email, llévate gratis el ebook:

Lo mejor de 2022 y tendencias 2023 en Personal Branding

por Guillem Recolons
ebook Personal Branding 2022-23 por Guillem Recolons

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad

Información básica sobre protección de datos

Responsable » Guillem Recolons Argenter

Finalidad » Gestión de dudas y servicios a cliente

Legitimación » Consentimiento del interesado

Derechos » Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional

Información adicional » Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web guillemrecolons.com